Método de Trabajo de la RGM

Las clases se imparten de manera individual o de  manera colectiva, con un máximo de 6 pacientes en su primera fase o nivel pudiendo así el fisioterapeuta ofrecer una atención completamente personalizada  y asegurar el  máximo cuidado de nuestros pacientes ya que esa es nuestra premisa “ejercicio saludable”.

1º Evaluación: Previo para determinar el estado del paciente y en qué clase asignarlo

2º Dos clases/semana: las dos primeras clases son de introducción a RGM y las siguientes con ejercicios personalizados e individualizados  según paciente y patología, en según que casos se valorará empezar por clases privadas.

3º Seguimiento: el tiempo de seguimiento será variable, dependerá de la evolución del paciente y de su dolor, según la mejora se planteará la posibilidad de derivarlos al segundo nivel.

4º Revaluación: Una vez el paciente se ha recuperado de su patología y ha conseguido el objetivo terapéutico, si se considera conveniente, se le derivará a las clases de Pilates a un centro especializado, para seguir con el trabajo del aparato locomotor, como un “Mantenimiento y fortalecimiento”.

¿Cómo trabajamos la RGM?

Como hemos comentado anteriormente es un entrenamiento funcional global, que se fundamenta en 11 principios y dirigido por un fisioterapeuta especializado en Rehabilitación Global en Movimiento. Son ejercicios guiados, dirigidos y adaptados a cada persona, independientemente que se trabaje en grupo o individual, realizándose de forma suave y progresiva.

Se realizan en colchoneta y material complementario, para ayudar o retar al paciente, buscando conocer su cuerpo y sentir los movimientos haciendo que su conciencia corporal aumente, favoreciendo la corrección de posturas o movimientos que nos producen dolor o molestias en nuestro día a día, o directamente eliminando el dolor.

Es fundamental la valoración previa y la interacción terapeuta-paciente, para realizar modificaciones o buscar otro camino para llegar al objetivo.