Aplicaciones y beneficios

Buscamos la funcionalidad del cuerpo, mejora de la postura, disminución o eliminación del dolor de forma consolidada.

Después de una intervención, visita al médico o fisioterapeuta y bajo su recomendación, las aplicaciones de nuestro trabajo son múltiples.

Musculo Tendinosas: Tendinitis, cervicalgias, contracturas, lumbalgias, síndrome de desequilibrio, síndrome rotuliano, rotura fibrilar, torticolis, dorsalgia, ciáticas, protusiones, hernias discales, espondilolistesis, etc.

Osteoarticulares: Fisuras, osteoporosis, artrosis, artritis, hernias y protusiones discales, calcificaciones, rotura de meniscos, reuma, epicondilitis.

Neurológicas mecánicas: Hormigueo en las manos, cefaleas, vértigos.

Ligamentosas: Distensiones y roturas de ligamentos, desviación rotula.

Nerviosas: Espina bífida, síndrome túnel carpiano, ciáticas…

Desalineaciones: Escoliosis, hiperlordosis, hipercifosis y rectificaciones.

Otras: Trabajo físico y postural, acortamiento muscular en niños y adolescentes. Trabajo con embarazadas y trabajo de post-parto. Trabajo pulmonar; oxigenando el cuerpo, aprendiendo a respirar y a utilizar el tórax. Liberar estrés y reducir o eliminar las patologías que se somatizan por el mismo, cefaleas, vómitos, migrañas, diarreas. Mecanización de hábitos saludables en el trabajo.